Descubre lo que estos sencillos consejos pueden hacer para eliminar tu estrés

¿Te sientes estresado/a? ¿Alguna vez has padecido el temido estrés? Convivir con él no es fácil. Vivimos inmersos en ritmos frenéticos, vamos con prisas a todos lados, el teléfono móvil se ha convertido en una extensión de nuestro cuerpo, exigencias en el trabajo, conciliar nuestra vida familiar…Encendemos el televisor al llegar a casa para evadirnos, y las noticias son devastadoras…Por eso aprender a desarrollar una actitud positiva mental nos ayudará a gestionar el estrés y a reducir sus efectos, ya que a medio y largo plazo pueden provocar daños graves en nuestra salud.

Por eso, nosotros te damos 5 consejos para poner freno al estrés y alcanzar de una vez por toda la vida que deseas:

  1. Practica la relajación y medita. Tómate un tiempo para ti a diario para relajarte y conectar contigo mismo. Para y respira profundamente de forma lenta y consciente. Observa cómo el aire entra en tus fosas nasales, poniendo toda tu atención en este proceso. Realiza meditaciones guiadas y conquista la serenidad. Tu nivel de estrés se reducirá de manera considerable.
  2. Planifícate. Gestionar nuestro tiempo es clave para reducir el estrés en nuestra rutina, ya sea en el trabajo o en casa. En el libro Todo es Posible puedes aplicar las técnicas de Brian Tracy o Stephen Covey para catalogar las funciones y tareas por orden de prioridad y urgencia. De esta manera, podrás trazar un plan diario para que dediques horas y minutos de calidad en tu puesto laboral y también en el hogar. Pues hay que buscar un equilibrio que nos lleve a la felicidad y a la plenitud en todas las áreas.
  3. Haz deporte. Practicar ejercicio regula nuestras endorfinas y equilibra cuerpo y mente. Elige la modalidad que más te guste: correr, yoga, pilates, aerobic, bailar…Lo que quieras, pero, ¡muévete! El movimiento es energía. Una vez terminada la práctica comprobarás rápidamente sus efectos.
  4. Comunícate de forma asertiva. La asertividad es una forma de comunicación con la que expresamos nuestros derechos, opiniones y sentimientos sin dañar a nadie y sin dejar que nadie nos dañe a nosotros. Si sufrimos estrés, es posible que en algunos momentos nos sintamos especialmente irritables y saltemos con facilidad, por lo que dirigirnos a los demás de esta forma nos ayudará a emitir mensajes claros, a sentirnos seguros y a generar empatía y confianza.
  5. Cuida tu vocabulario y tus pensamientos. Pon atención a aquello que piensas de manera más recurrente y a las palabras que forman parte de tu vocabulario. Si te expresas de forma negativa, atraerás más negatividad y los niveles de estrés se dispararán. Enfócate en los pensamientos que te sumen y utiliza un lenguaje positivo. ¿Cómo te sientes? Haciendo este cambio transformarás tu vida.

¡Y te damos algunos consejos extra! Si estás experimentando un episodio estresante, mímate. Escucha tu canción favorita o haz una visita al mar y contempla las olas y su inmensidad…Y si te pilla un poco lejos, date un baño relajante. Recuerda: aprender a gestionar el estrés te llevará a obtener una vida más satisfactoria y a alcanzar tus metas de una manera más rápida y eficaz.

Autoría:

Mónica G. Sempere

Mónica G. Sempere

Instructora del Método Todo es Posible