La clave para el éxito: establecerse metas

¿Te has planteado alguna vez coger un taxi y dejar que el taxista te lleve donde él quiera? ¿A que no? Pues eso es lo que pasa cuando no te planteas METAS en tu vida.

Es como no tener un rumbo al embarcarte en un velero, navegar por placer puede estar bien, pero seguro que sabes en qué puerto debes atracar tu embarcación al finalizar el paseo.

Es posible que seas una de esas personas que a principios de año se plantea dejar de fumar, ir al gimnasio, hacer dieta sana… y cuando llega finales de Enero (o antes) ya ha abandonado. Les pasa a muchos, no eres el único. Los famosos «propósitos de año nuevo». Te suena, ¿verdad?

Esta semana te vamos a explicar cómo establecer adecuadamente un objetivo para que tengas la motivación y disciplina necesaria para alcanzarlo.

Hay 3 cosas que aportan CLARIDAD a la persona:

– Tener un Objetivo. Saber QUÉ quiero en mi vida.
– Tener una estrategia para alcanzarlo. Saber CÓMO alcanzarlo.
– Eliminar los auto-saboteadores. Saber PORQUÉ no lo tengo todavía.

¿Cómo lograrlo?

La estrategia es contratar un coach, un mentor, apuntarse a un curso, leer un libro… elige la que te vaya mejor, en función de tu tiempo y de tu presupuesto.

Eliminar los auto-saboteadores te lo hemos explicado anteriormente en las emisiones en directo que hemos realizado (puedes volver a verlas pinchando aquí) y en las formaciones presenciales. Y el Objetivo se establece y programa de forma adecuada siguiendo los 12 pasos.

Una última cosa: Desde el Método Todo es Posible recuerda que aconsejamos la Visualización, las afirmaciones positivas y la Técnica de Relajación, que son los 3 pilares básicos del Método.

Si nos sigues en redes sociales, o eres alumno habitual sabrás de qué te estamos hablando.

Practica diariamente.

Quiérete, ese es el primer paso para el éxito

Primer paso para tu ÉXITO: mírate al espejo y quiérete.

El espejo. Un elemento que tenemos todos en nuestras casas. Al menos, tenemos uno y normalmente, tenemos más de uno. El espejo nos ayuda a mirarnos, a aceptarnos, a querernos más. Es tu opción, como siempre elegir qué quieres hacer con EL ESPEJO. Mirarte solo para maquillarte, peinarte, afeitarte …. O mirarte para amarte.

¿Qué te dices cuando te miras al espejo? ¿Te miras realmente a los ojos? ¿Rehúyes la mirada o te reconforta mirarte?
Sí, es una herramienta muy poderosa, mirarte cada día al espejo con AMOR y entusiasmo, dedicarte las mejores palabras y pensamientos. ¿Te resulta difícil hacerlo? Claro, todo es un proceso. Comienza y verás que cada día será más y más fácil.

 

El autoconcepto.

¿Qué opinas de ti mismo, de ti misma? En el Método Todo Es Posible, somos unos convencidos de que lo que opinas de ti mismo, se convierte en tu realidad. Por eso, te recomendamos que te trates con AMOR y que empieces por mirarte con AMOR.

Hasta ahora, has pensado de una forma. ¿Y de donde proceden esas formas de pensar? Puede que procedan de muchos orígenes. Lo que te ha inculcado tu familia, el colegio, tus primeros amigos y la religión en la que te educaron desde pequeño.

Ahora y créenos que no nos importa repetirlo en cada post y en cada curso que hacemos, hasta que tú mismo, tú misma lo creas, ahora, tú eres el protagonista, el o la piloto de tu coche, ese que te llevará al éxito. Y como piloto, puedes decidir.

Cambia tu autoconcepto

Sigue estos pasos y comienza a cambiar tu autoconcepto:

1) Identifica esas personas que admiras, observa cómo se hablan, como se cuidan, como viven su día a día. Modela todo lo que te guste de esas personas. Si ellas lo han conseguido, tú también puedes.

2) Ámate cada día un poco más. Buscamos amor fuera y no nos damos cuenta de que no lo encontraremos hasta que no demos el primer paso, amarnos antes a nosotros mismos. No reclames fuera lo que no tienes dentro.Afirma frases poderosas como Me amo, Me amo y me acepto, Me amo y me doy permiso para crecer.

3) Trabaja y potencia tus VALORES, son los que guiarán tu camino. Amor, familia, amistad, autenticidad, coraje, diversión …. ¿Cuáles son tus valores principales? Elige entre 5 y 10 y respétalos, estos sí, como religión.

4) Utiliza el espejo. Ya hemos ahondado mucho en ello en párrafos iniciales. Ten siempre un espejo a mano y mira a la persona más importante, trátala con cariño. Cuando te ames, podrás amar más y mejor a los demás.

5) Pide ayuda. A veces, no podemos solos. Hay mentores que han avanzado y pasado por lo que tú estás pasando. Pídeles ayuda y te llevarán por cada etapa, acompañándote con técnicas e ideas que te permitirán desarrollarte más y más.

 

Recuerda que el autoconcepto se hace notar y hace que los demás te vean. Una persona que se ama no es una persona egoísta. Quítate ya eso de la cabeza, hazte el favor de eliminar creencias que implantaron en ti personas que te educaron. No, no los culpes, lo hicieron lo mejor posible, con el máximo amor y los conocimientos que tenían en ese momento. Y ahora, puedes tú tomar la decisión de cambiar, paso a paso, día a día.

Hemos visto grandes historias de superación. Si quieres conocer una, la del Creador del Método Todo Es Posible, Luis Pérez Santiago. De un barrio marginal de Burgos a viajar y triunfar por todo el mundo. De condiciones físicas que no le ayudaban, a estar en la élite de las artes marciales. De no ser formador ni saber hablar en público, a impartir cientos de cursos de control mental. De tener disgrafía a escribir un libro que ya es best seller, con miles de libros vendidos. Claro que se puede. Y tú vas a ser el próximo caso de éxito.

¿Tomas la decisión? Compártelo aquí abajo en comentarios o si tienes alguna duda puedes escribirnos de forma anónima desde aquí.

Las 5 claves definitivas para ser una persona resiliente

Has oído hablar muchas veces de la resiliencia… estamos seguros, pero, ¿sabías que la resiliencia es la cualidad que tienen algunos metales de volver a su estado inicial tras sufrir una deformación?. Con el paso de los años el colectivo del crecimiento y desarrollo personal han tomado esta definición y la han redefinido como la capacidad que tenemos para resistir y recuperarnos ante situaciones traumáticas (ruptura sentimental, muerte de un familiar, despido laboral…).

Desde el Método Todo es Posible esto lo trabajamos con una pequeña guía de 10 pasos de la que te explico alguno de ellos:

1. Aceptar la realidad

A lo que te resiste persiste.esto quiere decir que la aceptación es la base del cambio. No pienses en un tractor amarillo…no pienses en un tractor amarillo.

¿En qué piensas ahora ?…  Mientras no lo aceptes te seguirá dominando la situación, estarás en un pozo sin fondo, en un callejón sin salida. Desde la aceptación y aplicando las técnicas del MTEP podrás empezar a cambiar la situación a mejor.

2. Creatividad.

Se trata de plantear nuevas opciones, pero para ello tenemos que abrir la mente para que surjan nuevas alternativas, nuevos escenarios para manejar la situación.

Para ello es fundamental usar el protocolo de relajación que explicamos en el curso y conectar con la mente universal que es donde está la sabiduría, intuición y creatividad. No podemos solucionar el problema usando la perspectiva bajo la que éste se ha creado. Hemos de ampliar el punto de vista para poder tener nuevas opciones para poder tomar mejores decisiones.

3. Sentido del humor

Fundamental. El humor crea endorfinas, hormona de la felicidad, vital para cambiar una emoción de tristeza ante la situación de duelo por la que estamos pasando.

Si aprendemos a reírnos, incluso de nosotros mismos, le quitamos transcendencia a los dramas, porque la vida, desde que nacemos, sabemos que esconde el drama de la muerte, y desde la aceptación de ello como primer paso le quitamos esa presión e importancia que le ponemos a todo (ocasionando estrés).

Con el humor relativizas el problema, que no quiere decir que seas un iluso.

4. Aprendizaje.

No existe la derrota. En cada situación o consigues tu objetivo, esto es un avance, o tienes un aprendizaje. Visto de esta manera tu tienes el control, es una situación empoderadora que hace que no te paralices por el miedo a fracasar. El miedo te paraliza, te hace retroceder y eso es lo contrario a la evolución.

Si no avanzas es por que tienes miedo o porque ya estás muerto.

5. Ayudar a otros.

El ser humano es un ser sociable desde que nacemos. Nos gusta hacer cosas en grupo para tener un sentido de pertenencia colectiva. Desde las épocas de las cavernas salíamos a cazar en grupo, y eso se ha trasladado a la actualidad cuando vamos en grupo al fútbol, a fiestas, a eventos… Huimos de la soledad, que no es un estado natural del ser humano. Por eso, cuando estamos mal, en lugar de escondernos y aislarnos, es aconsejable ayudar a los demás, aunque sea de forma gratuita.

Apúntate a una ONG, a un club social, a un gimnasio… ayuda a los demás con alguna habilidad que tengas (ahora puedes hacerlos online). Esto te va a dar un nuevo sentido a tu vida, te mantendrá entretenido, te sentirás útil, aumentará tu autoestima.

No nacemos con esta capacidad, es decir,  o es innata en nosotros… no está en nuestros genes. La resiliencia se consigue a lo largo de la vida, con la experiencia y con una actitud productiva al cambio. Si es cierto que hay personas que son resilientes por motivos familiares, por su propia experiencia, por estar cerca de alguien o admirar a alguien que tuviera esa cualidad… mientras que otras no han gozado de esa oportunidad.

 

Recuerda, todos podemos ser resilientes, siempre y cuando cambiemos algunos de nuestros hábitos y creencias… y tú, ¿lo eres ya?

Las 3 claves para tener una ACTITUD POSITIVA

¿Tienes retos o problemas? Todos los tenemos. Y ya sabes que si dominas tu mente, entonces, mejoras y avanzas.

Controlar tu mente es un paso clave para mantener una actitud mental positiva. Esperamos que estas 7 frases y las 3 claves te sean de gran ayuda para lograrlo.

 

«No podemos resolver los problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos.» – Albert Einstein. 

Nos anima a resolver los problemas con otros enfoques y formas de pensar.

 

«Los problemas son los regalos que nos hacen desenterrar y descubrir quiénes somos.»  – Tony Robbins.

Este conocido coach nos revela que un problema puede ser un REGALO si realmente te paras a ver por qué llegó a tu vida.

 

«La mayoría de las personas gastan más tiempo y energía en hablar de los problemas que en solucionarlos.» – Henry Ford.

Sí, estamos siempre en la queja en lugar de utilizar ese tiempo para ver las soluciones posibles.

 

«Queda prohibido no sonreír a los problemas, no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, no convertir en realidad tus sueños.«-  Pablo Neruda.

La sonrisa, como bien nos dice el poeta, es un gran primer paso para que el problema comience a desaparecer.

 

«Enfrentarse, siempre enfrentarse, es el modo de resolver el problema. ¡Enfrentarse a él!.» -Joseph Conrad.

Sí, no huyas de ellos, como hemos visto en otra cita, si los miras de frente, puedes obtener información muy valiosa.

 

«Acuérdate de conservar en los acontecimientos graves la mente serena.» – Horacio.

Esta cita nos recuerda que relajarse es el primer paso para comenzar a solucionar cualquier reto que se te presente en tu vida. Respira, serena tu mente y tendrás todo más despejado para precisamente “despejar” tu problema.

Ahora, queremos aportar, como siempre, soluciones y claves. Mira estas 3, léelas, y sobre todo, por favor, ten el detalle y el cariño hacia ti mismo, hacia ti misma, de aplicar estas claves lo antes posible en tu vida diaria:

  • Busca siempre el lado positivo de las cosas. Cuando tenemos un fracaso, podemos hundirnos en ese fango del fracaso y llenarnos de más y más suciedad. O podemos analizar y ver qué podemos aprender. No es un secreto porque tú llevas años viviendo, que muchos de tus fracasos se convirtieron en grandes aprendizajes. Te ponemos un ejemplo. Nosotros, en el Método Todo Es Posible, no siempre hemos tenido éxitos, no siempre hemos llenado nuestros cursos en todos los lugares donde hemos estado, no siempre hemos estado a con la misma energía en todos. Algo falló, lo detectamos y aprendimos. Y para la próxima vez, ya habíamos mejorado y eso que nos hizo “fracasar” nunca nos volvió a pasar.
  • Deja las excusas a un lado. Abandona toda queja porque la queja no te lleva a ningún lado, solo a convertirte en víctima y ya sabes por nuestros cursos y posts anteriores lo que pensamos. Las personas víctimas solo culpan a su exterior y a los demás. No se hacen responsables de nada. Y si no eres responsable, si no eres el protagonista, poco podrás hacer por variar el rumbo de tu viaje. Ahora estás leyendo este post, ya es un primer paso de persona valiente. Sigue, sigue buscando fórmulas para solucionar problemas y verás que cada vez eres más y más fuerte ante esos retos que la vida nos pone.
  • Utiliza la bandera del entusiasmo. Teniendo una actitud pesimista y triste, nunca solucionarás nada. Si te levantas por la mañana con una amplia sonrisa y con los brazos abiertos hacia arriba, verás como cualquier problema te parece más y más pequeño. Tu Actitud positiva se verá reforzada por el optimismo y por la forma entusiasta de afrontar todo tu día. ¿y sabes qué? Los problemas no se alían bien con las personas entusiastas. Con el tiempo, te darás cuenta de que llegan menos problemas a tu vida y cuando lleguen, los solucionarás mucho antes.

¿Qué cita de las mencionadas prefieres? ¿Cuál eliges para tenerla escrita y visible en tu habitación o en tu teléfono?

El secuestro amigdalar: el miedo

¿Sabías que tus emociones te pueden secuestrar? Es lo que se llama, en el caso del miedo, “el secuestro amigdalar
¿Qué puedes hacer, llamar a la policía?… sigue leyendo, te lo contamos más adelante.

Los humanos tenemos una emociones universales (alegría, tristeza, ira, asco, sorpresa, miedo) que se reflejan en el rostro exactamente igual con gestos musculares tan sutiles a veces, denominados micro-expresiones faciales. Es muy interesante el estudio realizado por el psicólogo e investigador Paul Ekman al respecto, utilizado, por ejemplo, para detectar la mentira de un sospechoso en investigaciones policiales.

Lo verdaderamente destacable es entender el mensaje que tiene oculto esa emoción para poder así decidir en lugar de reaccionar. Ese mensaje es para ti, y si lo ignoras tendrá consecuencias negativas:

– El miedo: no estás preparado ante la situación futura, real o imaginada
– El asco: no es comestible o esa persona no te conviene
– La ira: has de defender tu territorio, hay una amenaza
– La alegría: es para sociabilizar y relacionarte con tus semejantes
– La sorpresa: necesito más información
– La tristeza: he perdido algo en mi vida o lo voy a perder

Entendiendo el mensaje puedes decidir y de esta forma tendrás el control de la situación, así podrás tomar mejores decisiones, realizarás mejores acciones y conseguirás mejores resultados que te acercarán a los objetivos que te hayas marcado.
Tiene sentido, ¿verdad?

Cuando entendemos lo que nos sucede tenemos el control. Lo contrario es el descontrol, no hay punto medio.

Además, supongo que cuando pierdes el control y comentes actos no adecuados (por definirlo de forma suave) luego te sientes mal contigo mismo, te sientes culpable , te baja la autoestima y si eres capaz de pedir perdón y remediarlo pues menos mal, pero muchas veces ya no hay vuelta atrás y el daño causado por esa acción descontrolada ya no tiene solución.

Pregúntate: ¿Pierdes el control a menudo? ¿Cuál es tu emoción negativa recurrente? Analiza el mensaje oculto de esa emoción.

El secuestro amigdalar

Volvemos a lo que comentamos al principio:  “secuestro amigdalar”:

La amígdala es la zona del cerebro que regula la emoción del miedo. Se conoce también como el botón del pánico, porque ante la amenaza de un peligro para el individuo se activa y lo prepara, enviando glucosa y oxígeno a los músculos de brazos y piernas, para huir o atacar y así garantizar de esta manera la supervivencia.

Es por tanto, un mecanismo biológico de protección de la especie, muy útil en situaciones de peligro real desde la prehistoria para defenderse del ataque de depredadores, pero que dada la evolución de la sociedad a nuestros días esos peligros ya no existen. Lo que pasa es que genéticamente lo tenemos activado todavía.

El secuestro amigdalar hace referencia a que asociamos un peligro, (como por ejemplo hablar en público), al ataque prehistórico de un tigre dientes de sable. La amígdala lo considera como situación extremadamente peligrosa y corta la conexión con el neocórtex (cerebro racional que procesa información desde la lógica y razón). Este “cortocircuiro neuronal” es el conocido secuestro amigdalar, que en caso del “gravísimo peligro de hablar en público” te produce bloqueos, sudoraciones y mente en blanco.

¿Verdad que sería mejor en este caso que no te “ayudase” la amígdala? ¿Qué opinas?

¡Te leemos en los comentarios!

Cómo eliminar los miedos que te impiden ser feliz

No dejes que tus miedos dominen tu vida

¿Tienes miedos? Todos los tenemos. Antes de hablarte de los miedos y por supuesto de las soluciones, te traemos una fábula árabe muy cortita que se refiere al miedo a lo desconocido. Esta fábula se denomina “El rey y la peste”.

Dice así:

Un rey árabe atravesaba el desierto cuando de pronto se encontró con la peste. El rey se extrañó de encontrarla en aquel lugar:

– Detente, peste, ¿a dónde vas tan deprisa?

– Voy a Bagdad, respondió entonces ella. Pienso llevarme unas cinco mil vidas con mi guadaña.

Unos días después, el rey volvió a encontrarse en el desierto con la peste, que regresaba de la ciudad. El rey estaba muy enfadado, y dijo a la peste:

– ¡Me mentiste! ¡Dijiste que te llevarías a cinco mil personas y murieron cincuenta mil!

– Yo no te mentí, dijo entonces la peste. Yo sesgué cinco mil vidas… y fue el miedo quien mató al resto.

La moraleja podría ser que el miedo, a veces, nos destruye más que eso que nos asusta tanto.

Está claro que esta fábula se refiere a algo importante. Y es que el miedo es una señal que nos puede proteger de un peligro o por lo contrario puede precisamente como miedo hacernos mucho daño por sí mismo.

Mira estas premisas que es bueno que entendamos sobre el miedo:

  • Muchas veces, el miedo no es nuestro, nos viene de fuera, de lo que leemos, de lo que vemos o de lo que nos han contado personas de nuestro entorno.
  • El miedo, cuando es incontrolable, puede hacer que no consigas tus metas y sueños.
  • El miedo te hace muy pequeño y eso, como ser humano, no lo mereces, debes aspirar a la grandeza.

Vamos pues a algunas soluciones que te queremos aportar desde nuestro Método.

  • Convierte al miedo en tu ALIADO, aprende a saber que va a estar ahí y acostúmbrate a bailar con él. Lo importante es no taparlo, no ocultarlo, cuando lo reconoces, ya has dado un primer paso importante para vencerlo.
  • La limitación está en tu mente. Y como dice una de las Leyes Mentales más conocidas, la de la Correspondencia, tus problemas no están fuera sino dentro de ti. Todo lo que piensas de ti se puede cambiar y hará que tu miedo se vaya desvaneciendo.
  • Haz cada día un poco de algo que te de miedo. Ejemplo: si te da miedo hablar en público, hoy graba un video corto para tus redes sociales. Ya mañana o pasado, lo haces más largo. Y en unos días, da una charla corta a tus amigos. Poco a poco, irás dominando ese miedo.
  • Ámate. Tienes la opción de crecer o hacerte pequeño. Te animamos a elegir la primera opción y a llenar tu mente de pensamientos y frases de amor a ti mismo, a ti misma. El miedo no se lleva bien con el amor, tarde o temprano, el amor terminará ganando la partida.
  • Medita y relájate. Utiliza las relajaciones del Método Todo Es Posible para acallar tu mente, esa que no para y que siempre está anticipando futuros muy negativos, esos que luego casi nunca se cumplen.

 

¿Qué tal te sientes ahora? ¿Coincides con nosotros en que comienzas a obtener tranquilidad cuando conoces las técnicas? ¿Qué técnica vas a aplicar ya mismo?

 

¡Te leemos en los comentarios!

 

Creencias limitantes

Que ahora pienses que no vales, que nunca encontrarás pareja porque eres tímido o que la profesión de tus sueños no es para ti porque eres…patoso o torpe son creencias limitantes.

Las adquirimos en nuestra infancia, cuando somos fácilmente programables y cuando las ideas se graban automáticamente en nuestro subconsciente. ¿Todavía te acuerdas de algo que te dijeron tus padres o maestros que no se te ha olvidado? Este proceso se lleva a cabo durante la socialización, en torno a los 6 o 7 años ya que a esa edad todavía no ha intervenido la mente consciente y racional. Todo aquello que vemos u oímos lo grabamos y archivamos directamente, sin cuestionarlo. Por eso, nuestras creencias proceden de nuestro entorno más cercano, aquel en el que hemos estado expuestos en nuestra infancia.

Seguramente piensas que “no puedes” hacer algo porque un día te dijeron que no podías… o porque lo hiciste y fallaste. El recuerdo ha quedado guardado y ante una situación similar, la primera frase que recordarás será “no puedo”, sin cuestionarlo, tal y como te ocurría cuando eras pequeño. Esta idea en nuestra mente nos frena, nos impide actuar y bloquea todos nuestros sueños y metas.

¿Cómo eliminar las creencias limitantes?

Algunas técnicas o herramientas sencillas para eliminar estas creencias son:

  1. Toma de consciencia. Si no sabes que tienes una creencia limitante, no puedes acabar con ella. Tienes que identificarla, escucharte y preguntarte si esa creencia te perjudica o te beneficia.
  2. Cambiarla. Si tu creencia te limita y consideras que debes eliminarla de tu vida, sustitúyela por una creencia potenciadora. Pregúntate cómo esta creencia puede ayudarte a alcanzar tus metas y objetivos.
  3. Repítela hasta que la hagas tuya. Esta parte es la que requiere más constancia y trabajo. Debes recordarte cada día que ahora tienes una nueva creencia potenciadora. “Soy fuerte, puedo con ello”.

Sólo si cambiamos las creencias que nos limitan abandonando nuestra zona de confort, podremos alcanzar la vida que deseamos.

¿Eres culpable?

¿Eres culpable?

¡Culpable! Te puede recordar a una buena película de cine. O quizá te recuerde a tu propia película, la que tú has vivido o estás viviendo.

Culpable por dedicarte a algo diferente a lo que tu familia quería
Culpable porque te gusta una persona muy distinta a los “niveles” de tu entorno
Culpable por tu orientación sexual
Culpable por aquello que hiciste hace años
Culpable por no llegar al éxito al que crees que debes llegar
Culpable por ……

Agrega a ti la tuya, sería un listado interminable pues según el que lo lea, puede coincidir en las anteriores o aportar alguna nueva.
Todos, en un grado u otro, tenemos sentimientos de culpabilidad.

El origen de la culpa

Todo comienza en nuestra infancia. De pequeños, escuchamos frases como eres torpe, eres tonta, eres malo… Puede que nuestros educadores, nuestros padres o quien ejerciera ese papel, nos lo dijera en algún momento y etapa de crecimiento. Con todo el amor del mundo y con los recursos y conocimientos que tenían en ese momento, quisieron ayudarnos a través de la crítica destructiva o los juicios negativos. Claro, eran y son las personas más importantes y, por ello, te fuiste creyendo todas esas frases y las convertiste en creencias y pensamientos continuados y limitantes.

Quizá esa culpabilidad también puede tener su origen en la religión. Hay religiones demasiado estrictas que te hacen ver culpable por tus comportamientos, por tus creencias y por esos hábitos que mantienes. También es una fuente de culpabilidad en muchas personas que sienten que todo lo han hecho mal y que han incumplido preceptos religiosos.

¿Cuál es la Solución?

El PERDÓN. El perdón es la herramienta que realmente puede disolver toda tu culpa, tengas mucha o poca, la lleves teniendo durante pocos o muchos años. El perdón te dará como primer beneficio una gran tranquilidad.
IMPORTANTE: para perdonar, no hace falta – si no lo deseas – que hables con las persona o personas que consideras origen de la culpabilidad.

Estas son las 3 fases que recomendamos

  1. Perdona tu pasado
    El pasado ya no vuelve, solo tenemos el presente. Te invitamos a que dejes el pasado donde está, precisamente en el pasado. Y que te centres en el presente. Que entiendas que todo lo que pasó tuvo una causa y una razón de estar ahí y que seguramente te ha hecho más fuerte, más consciente, más tú mismo, tú misma.
  2. Perdónate a ti mismo
    Es fundamental que ya te perdones. Recuerda esta frase: “lo hiciste lo mejor que pudiste en cada momento, con los recursos y conocimientos que tenías en ese momento”. Si lo entiendes así, no te culpes, lo hiciste lo mejor posible, ámate, perdónate ya mismo.
  3. Perdona a tus padres
    No los culpes. De nuevo, aquí recordamos la frase que acabamos de mencionar. Ellos, tus padres o educadores, lo hicieron lo mejor posible en cada momento con los recursos y conocimientos que tenían. Aprende a aceptar que son los padres que te tocaron y que han cumplido su papel y que aún en su forma de educarte (con lo que sabían) lo han hecho desde el AMOR.

Y, por último, una recomendación final y que es de vital importancia, hazte tu mejor amiga, tu mejor amigo, elimina a ese autosaboteador que te dice que no avances, que te pone una y otra vez en el papel de víctima. En este “juego” de la vida, todos estamos aprendiendo. Tienes una nueva oportunidad cada día para perdonarte, aceptarte, amarte y seguir creciendo en dirección a la vida que deseas, ADELANTE.

,

La meditación, la guía para gestionar el estrés

La meditación, la guía para gestionar el estrés

 

En cualquier momento que encontramos un obstáculo para el logro de nuestros deseos o necesidades nuestros cuerpos y nuestras mentes se activan. Cualquier amenaza para nuestra seguridad, felicidad o autoestima, provoca una cascada de reacciones físicas y emocionales. Este mecanismo de respuesta hacia el estrés, a veces conocido como “Lucha o Huida”, procede de una primitiva región cerebral y está diseñado para asegurar nuestra supervivencia.

Durante el mecanismo de respuesta “Lucha /Huida”, se producen numerosos cambios fisiológicos que preparan al organismo para responder de manera agresiva a la amenaza percibida:

– Incremento de la Presión arterial y del ritmo cardiaco
– Respiración agitada
– Secreción de hormonas del estrés
– Desviación de la circulación sanguínea del aparato digestivo hacia la musculatura
– Sudoración
– Aumento de la viscosidad plaquetaria
– Disminución de la Inmunidad

Estos cambios corporales son útiles si el peligro constituye una amenaza para la vida, pero si se trata de una percepción psicológica, la activación constante del mecanismo de respuesta “Lucha/Huida” puede debilitar nuestra salud.

Un estrés Agudo constante nos puede llevar a un estrés Crónico que nos pueden producir enfermedades cardiacas, ansiedad, insomnio, adicciones, problema gástricos, apoplejía, infecciones y hasta cáncer.

Muchas situaciones diarias nos llevan a esta situación de estrés. Tráfico que nos impide llegar a los lugares de trabajo u otras obligaciones, demasiado trabajo, preocupación económica, los hijos y sus responsabilidades y un largo etcétera. Pero sobre todo resalto un denominador común que nos está afectando en estos momentos a una gran mayoría y que son LA INCERTIDUMBRE y EL MIEDO. Todos los elementos mencionados parece que sean inevitables pues forman parte de la vida en esta actual sociedad, pero aunque sean inevitables, si pueden ser contrarrestados para que no vayan a sus libre albedrío y esas emociones o sentimiento se apoderen de nuestro bienestar y sobre todo de nuestra salud física y mental . Para ello tenemos que ejercer un cierto control sobre esas emociones y para ello tenemos una magnífica herramienta, LA MEDITACIÓN.

La Meditación genera un cambio fisiológico demostrado que es lo opuesto a la respuesta “Lucha o Huida”. Genera una conciencia más sosegada, mayor equilibrio y vitalidad, mejor expresión creativa y entusiasmo por la vida, redirigimos la atención a nuestro interior donde se encuentra más paz y felicidad y reconectamos con la perfección que reside en cada uno de nosotros para llevarla a la vida cotidiana.

El hábito de la meditación se adquiere, y los beneficios mencionados se van notando y te ayuda a hacer un cambio de vida donde con toda seguridad también tendrás una mejor relación con los demás, una alimentación y unos hábitos más saludable y un mayor bienestar.

En el Método todo es posible, encontrarás una serie de ejercicios de relajación que te servirán de guía para iniciarte en estas técnicas y que sin duda si lo practicas te ayudarán a que a lo largo de tu día encuentres “Descansos del Guerrero” tan necesarios para seguir en el aprendizaje de la vida, desde la aceptación y la visión de que cada problema es un aprendizaje y una oportunidad.

Educación emocional: el niño interior

El niño interior o por qué descubrir la educación emocional

Por norma general, en la infancia no hemos recibido educación emocional, si no más bien lo contrario. Nos han enseñado a reprimir emociones, con frases como: «no llores que te pones feo/a», “los niños no lloran” o directamente consolándonos y no dejando que liberásemos la emoción del momento… produciendo bloqueos emocionales, heridas que seguimos arrastrando de mayores.

Esto tiene consecuencias porque en momentos de tensión y estrés podemos repetir patrones de conductas no adecuadas en un adulto, (que hacíamos de pequeños) como ataques desmesurados de ira, ansiedad, estrés, contestaciones fuera de lugar,… en resumen, pérdidas de control emocional

Luego te arrepientes de lo que has dicho/hecho y si tienes coraje suficiente pedirás perdón, pero a veces el daño colateral es grande (con la pareja, hijos, amigos…) y de consecuencias inesperadas (separaciones, perdidas de trabajo…)

Estas heridas emocionales hacen que surja en el adulto el sentimiento de culpabilidad y como toda culpa merece un castigo, podemos inconscientemente estar saboteando nuestra vida, no alcanzar nuestros objetivos porque pensamos que no somos merecedores del éxito sino que merecemos el castigo y la oscuridad.

Esta sensación de tener una deuda, una culpa, y merecer el castigo, es uno de los auto-saboteadores que te explicamos en el curso del Método TODO ES POSIBLE

Para sanar esa herida tenemos que reconectarnos con el AMOR incondicional y curar la herida de nuestro niño interior. De lo contrario por muchos objetivos que queramos alcanzar habrá “fuerzas ocultas” que lastraran nuestro propósito, nuestra misión de vida.

Heridas emocionales: Las creencias limitantes

Otra tema también relacionado con la no consecución de tus objetivos son las Creencias Limitantes: todo está en tu mente, si crees que puedes tendrás un extra de motivación que te hará pasar a la acción y perseverar para conseguir tus sueños pero si crees que no puedes, que es imposible o que no te lo mereces, tendrás también un peso que te hará mucho más difícil que avances.

Detrás de cualquier objetivo que se te esté resistiendo o cualquier resultado que te esté causando sufrimiento en tu vida, tienes una creencia negativa que te está limitando. Todo está en tu mente, piensa que puedes y podrás.

Para ello también te enseñamos las técnicas de cambio de creencias del Método TODO es POSIBLE (de limitantes a potenciadoras) y la técnica de sustitución de pensamientos

Cuéntanos en comentario qué tal te ha ido o si deseas alguna aclaración escríbenos en este formulario.